Imagem card

Teatro de Aficionados de Pernambuco y Teatro Valdemar de Oliveira

El surgimiento del Teatro Valdemar de Oliveira se mezcla con la historia del propio Teatro de Aficionados de Pernambuco (TAP). En este sentido, es muy difícil hablar de uno sin mencionar al otro. Sin duda, el TAP fue una creación del médico Valdemar de Oliveira, que surgió por casualidad.

Teatro de Aficionados de Pernambuco y Teatro Valdemar de Oliveira

Artículo disponible en: PT-BR ENG

Pasado actualización: 31/03/2022

Por: Semira Adler Vainsencher - Investigador de la Fundación Joaquim Nabuco - Máster en Psicología

El surgimiento del Teatro Valdemar de Oliveira se mezcla con la historia del propio Teatro de Aficionados de Pernambuco (TAP). En este sentido, es muy difícil hablar de uno sin mencionar al otro. Sin duda, el TAP fue una creación del médico Valdemar de Oliveira, que surgió por casualidad.

¿Cómo ha ocurrido todo esto?

Primero, el investigador de teatro Samuel Campelo creó el Grupo Gente Nossa (Gente Nuestra), el 2 de agosto de 1931. El Grupo se fundó en el Teatro Santa Isabel y debutó en Recife con su obra A Honra da Tia (El honor de la Tía), que tuvo un gran éxito. El Grupo Gente Nossa, por su parte, estaba bajo la responsabilidad del Teatro Infantil (Teatro de Niños), cuya primera obra representada fue A Princesa Rosalinda, el 26 de marzo de 1939. Fue dirigida por su propio autor, Valdemar de Oliveira.

Aproximadamente dos años después del nacimiento del Teatro Infantil, con motivo del centenario de la Sociedad Pernambucana de Medicina, Otávio Freitas – entonces presidente de la entidad – llamó al médico y amigo Valdemar de Oliveira para una conversación privada: quería crear una actividad cultural para conmemorar la importante fecha. Este último decidió atreverse y propuso montar una obra de teatro. El presidente de la entidad le preguntó entonces si no estaba loco. Sin embargo, el doctor Valdemar de Oliveira no hesitó: reunió a su familia y amigos y puso en escena la obra Dr. Knock, escrita por el francés Jules Romains.

En aquel momento, uno de sus mayores retos era luchar contra los prejuicios. Esto se debe a que los actores y actrices no estaban bien vistos por la sociedad. Los primeros no tenían clasificación social y las segundas se consideraban de comportamiento sospechoso. En la primera mitad del siglo XX, nadie aceptaba que una mujer actuara en el teatro. Tampoco las representantes del sexo femenino entraban en las universidades y trabajaban fuera de casa. Y, para empeorar las cosas, el teatro se consideraba un arte inferior. Incluso en estas circunstancias, Valdemar de Oliveira nunca se dejó intimidar: decidió invitar solo a los médicos y a sus esposas a formar parte del espectáculo que se proponía montar.

La obra Dr. Knock alcanzó un gran éxito artístico, social y financiero. Así se formó el Teatro de Aficionados de Pernambuco, un grupo que se forjó y moldeó sobre los ideales de Samuel Campelo, el mayor ídolo de Valdemar de Oliveira. Sin embargo, la primera placa oficial del TAP está fechada el 4 de abril de 1941. A partir de entonces, el grupo adquirió un estatus cultural en Recife.

TAP se constituyó como un departamento del Grupo Gente Nossa, pero independiente en cuanto al reparto profesional. Una vez más: fue la admiración por la competencia y el idealismo de Samuel Campelo lo que hizo que Valdemar de Oliveira creara el Teatro de Aficionados. Y, desde su fundación, hace más de sesenta años, más de ochocientos (800) actores y actrices han actuado en el grupo, como artistas aficionados.

En cuanto a los directores artísticos y musicales del TAP, desde su creación, existe la siguiente lista por orden alfabético: Adacto Filho, Alfredo de Oliveira, Adhelmar de Oliveira Sobrinho, Bibi Ferreira, Clenio Wanderley, Clóvis Pereira, Fernando de Oliveira, Flamínio Bollini Cerri, Geninha Sá da Rosa Borges, Graça Melo, Guedes Peixoto, Hermilo Borba Filho, Luciana Lyra, Luís de Lima, Jorge Kossowski, Milton Baccarelli, Nelson Ferreira, Raul Antônio, Reinaldo de Oliveira, Renato Phaelante, Ricardo Mourão, Rogério Costa, Valdemar de Oliveira, Valter de Oliveira, Vanda Phaelante, Willy Keler, Zbignief Ziembinski y Zigmunt Turkof.

El Teatro Valdemar de Oliveira está situado en la Praça Osvaldo Cruz número 412, en el barrio de Boa Vista, delante de la Sociedade Pernambucana de Medicina. Fue construido por la familia Oliveira, tiene cuatrocientas (400) butacas y se llamó inicialmente Nosso Teatro (Nuestro Teatro). En el salón noble del teatro pueden verse dos cuadros de Murillo LaGreca: un retrato del Conde da Boa Vista y otro del ingeniero Louis Vauthier.

El 23 de mayo de 1971, el Teatro de Amadores cambió el nombre Nosso Teatro por Teatro Valdemar de Oliveira, como homenaje a su fundador. Además de médico y profesor, Valdemar de Oliveira fue también abogado, higienista, musicólogo, escritor, director y crítico de arte.

Hasta hoy, el Teatro Valdemar de Oliveira mantiene una estructura de tipo familiar. En ella, el actor no es tratado como un artificio en escena, sino como una parte relevante del grupo. La labor del reparto, por su parte, sigue siendo filantrópica: todo el capital financiero, una vez descontados los gastos de la producción y el pago del personal fijo – secretarias, ayudantes de palco, archivo – se revierte a diversas entidades sin fines de lucro.

Es decir, la recaudación del TAP (su ganancia), en cualquier espectáculo que realice, según lo establecido en su propio estatuto, se destina a ayudar a una serie de asociaciones de carácter social, incluso en varios estados del país, como escuelas, asilos, leproserías, grupos de acción social, institutos de protección y asistencia a la infancia, entre otras. En Recife, por ejemplo, la recaudación del Teatro de Aficionados se destina a la Maternidad del Hospital Pedro II, la Sociedad de Medicina, el Albergue Cristo Redentor, el Instituto de Ciegos y la Escuela Normal Pinto Júnior.

Aunque no es una regla general, las risas del público indican que muchos de los espectáculos presentados por el TAP suelen ser de tipo cómico, además de regionalista. En este sentido, es importante señalar que la obra Um sábado em trinta (Un sábado de treinta), de Luiz Marinho, estuvo en cartelera durante veintinueve (29) años. Y que la obra Está lá fora um inspetor (Hay un inspector afuera), del escritor inglés J. B. Priestley, obtuvo el mayor número de presentaciones.

El Teatro de Aficionados de Pernambuco ya construyó su propio teatro, realizó cincuenta y cuatro (54) giras, en más de veintiocho (28) ciudades de Brasil, puso en escena ciento diez (110) originales, beneficiando a más de cien (100) instituciones sociales. En 1953, llevó a Río de Janeiro las obras La casa de Bernarda Alba, de García Lorca; Sangue Velho (Sangre Vieja), de Aristóteles Soares y Valdemar de Oliveira; y Esquina Perigosa (Rincón peligroso), de J. B. Priestley. Y, además de estos autores, puso en escena obras de Molière, Tennessee Williams, Thornton Wilder, Arthur Miller, Oscar Wilde, Eugene O'Neill y Dias Gomes.

Formados por el idealismo, el Teatro de Aficionados de Pernambuco y el Teatro Valdemar de Oliveira representan hitos de máxima relevancia en el estado y en el país, y son respetados por todos los que aman el teatro. El TAP, por un lado, fue engendrado por el carácter revolucionario; y el Teatro Valdemar de Oliveira, por otro, es hijo legítimo del primero.

Aun insistiendo en sobrevivir de los ecos del pasado, manteniendo el estilo peculiar, los fines no lucrativos, el espíritu familiar, ambos han logrado definitivamente un lugar en la Historia de Brasil. El escenario, para los artistas aficionados del Estado, no significa solo una arena, un mero lugar de trabajo: sigue siendo, como una bandera desplegada, la fuente de sus mayores sueños. Y el Teatro Valdemar de Oliveira, abrazando a todos, su propia casa.

 

 

Recife, 17 de julio de 2003.

fuentes consulted

FRANCA, Rubem. Monumentos do Recife: estátuas e bustos, igrejas e prédios, placas e inscrições históricas do Recife. Recife: Secretaria de Educação e Cultura, 1977.


RECIFE. Secretaria de Cultura. Fundação de Cultura Cidade do Recife. Teatros. Recife, [200-]. Disponível em: http://www.recife.pe.gov.br/pr/seccultura/fccr/teatros.php. Acesso em: 11 nov. 2002.


SANTA CRUZ, Angélica; BENFICA, Miguel. O sucesso do TAP parece ser eterno. Veja. São Paulo, n. 29, p. 6-8, jul. 1992.


OLIVEIRA, Valdemar. Teatro de Amadores de Pernambuco. Site oficial. Recife, [200-]. Disponível em: http://www.tap.org.br. Acesso em: 20 nov. 2002.

cómo citar este texto

VAINSENCHER, Semira Adler.Teatro de Aficionados de Pernambuco y Teatro Valdemar de Oliveira . En: PESQUISA Escolar. Recife: Fundación Joaquim Nabuco, 2003. Disponible en:https://pesquisaescolar.fundaj.gov.br/es/artigo/teatro-de-aficionados-de-pernambuco-y-teatro-valdemar-de-oliveira/. Acceso el: dia mês ano. (Ej.: 6 ago. 2020.)