Imagem card

Procesión

El nombre procesión es originario del  latín processione, significa “marchar para frente”.

Procesión

Artículo disponible en: PT-BR ENG

Pasado actualización: 24/03/2020

Por: Maria do Carmo Gomes de Andrade - Bibliotecario de la Fundação Joaquim Nabuco

El nombre procesión es originario del  latín processione, significa “marchar para frente”. Designa un ritual religioso, en que sacerdotes, hermandades y seguidores de un culto caminan, generalmente en filas, entonando o recitando oraciones, llevando expuestas las imágenes o reliquias veneradas.

Las procesiones son realizadas por los más diversos cultos, se destinan a expresar los sentimientos religiosos y a realzar la pompa de las solemnidades. En la antiguedad, entre los paganos, se realizaban procesiones como las panatenéias, en Atenas, donde el pueblo conducía por la vía sagrada un manto ricamente bordado para la diosa Atenas hasta el Partenón. En Babilonia, había también una vía sagrada y procesiones propicias de Marduk, el dragón; Adad, el toro e Ishtar, el león.

Cuando la Iglesia Cristiana tuvo libertad de expresión, esas manifestaciones pasaron a ser practicadas. Algunas procesiones fueron instituidas para sustituir antiguos cortejos de las prácticas paganas, otras sin embargo se originaron de fechas esencialmente cristianas.

La procesión tuvo su apogeo en la edad Media, cuando era planeada como un gran suceso religioso y social, con rituales propios y participación en masas de fieles. Las procesiones medievales más importantes fueron realizadas en la Península Ibérica. Entre las más antiguas que pueden haber tenido origen en la adaptación de rituales paganos, figuraban la de las Rogatorias, para pedir buenas cosechas, y la de Domingo de Ramos, que conmemora la entrada triunfal de Jesús en Jerusalén.

En Brasil, son famosas las procesiones de la Semana Santa en Oro Preto, Minas Gerais. Entre las procesiones más populares en Brasil, se destacan la de los Passos, en la Cuaresma; la del Entierro del Señor, en el viernes Santo, y la de Corpus Christi.

Las procesiones religiosas con desfiles de fieles acompañando la bóveda, seguido por los caminantes con imágenes de los santos del día, fueron instituidas desde 1549, cuando Tomé de Souza, el primer gobernador-geral de Brasil, desembarcó en Bahia desfilando en procesión con cerca de mil auxiliares, entre militares, burócratas y religiosos, con la finalidad de dar inicio a la fundación de la sede del gobierno de la América portuguesa.

Los Jesuitas, entonces, adoptaron y propagaron tales prácticas de devoción, con la finalidad de atraer los indios para la catequesis y edificar a los colonos.

La primera solemnidad realizada en carácter festivo y con mucha pompa fue la procesión del Cuerpo de Dios.

Conocida como la tierra de las procesiones, Bahia las divulgaba por todas las otras capitanías. En la actualidad, la procesión del Señor do Bonfim es una de las más ricas en informaciones folclóricas y etnográficas, debido a procesos de aculturación, que pueden ser observadas en las convergencias religiosas, sincretismo, etc.

La procesión de Nuestra Señora de Nazaré, en Belém do Pará, es considerada la mayor manifestación religiosa del País. El Círio de Nazaré lleva a las calles de Belém millares de personas que recorren kilómetros acompañando el carro que transporta la imagen de Nuestra Señora de Nazaré, patrona de Pará. Los fieles entonan cantos religiosos en homenaje a la patrona. Son hechas aún novenas y existen manifestaciones culturales durante los festejos, el Cirio acontece desde 1793 y fue declarado patrimonio inmaterial cultural de Brasil. La fiesta es tan importante para los paraenses como la navidad.

Las procesiones de los oragos  (santo de la invocación que da el nombre a un templo) son las más típicas de las procesiones que encierran las novenas de fiestas tradicionales.

Las procesiones de penitencia, con flagelados y las procesiones de las almas para disminuirles las penas en el purgatorio, continuaron hasta los últimos años del siglo XIX. Ese tipo de procesión, que incluye flagelación, atravesaba calles oscuras al sonido de matracas y cánticos lúgubres en épocas de epidemias o catástrofes aún puede ser presenciado en Brasil.

En la ciudad de Pilão Arcado, en Bahia, durante la noche del Viernes de Pasión, los penitentes, exclusivamente hombres, se reúnen en el cementerio y siguen hasta el patio de la matriz, disciplinándose, entonando rotatorias fúnebres con las cabezas envueltas en paños blancos, llevando una cruz de madera. Todas las residencias en el trayecto se conservan cerradas para evitar la identificación profanadora de los piadosos participantes. Los penitentes hacen algunas paradas durante el recorrido para orar y flagelarse, recogiéndose  por la madrugada.

En Goiás, sucede la Procesión del Fogaréu, única en este estilo realizada en Brasil. De ella participan personajes con capuchas, denominados farricocos

La procesión tiene inicio por vuelta de la media-noche, con la iluminación pública apagada y al sonido de tambores, saliendo de la plaza principal de la ciudad, siguiendo rápidamente hasta las escaleras de la Iglesia de N. S. del Rosario, donde los participantes encontrarán la mesa de la última cena ya dispersa. Siguen en dirección a la Iglesia de São Francisco de Paula, que en el acto simboliza el Monte de los Olivos, donde se celebrará la Pasión de Cristo, representada por estudiantes.

La ceremonia es rica en detalles y belleza. La oscuridad, las antorchas, la rapidez y los encapuchados crean un clima medieval único.

En Recife, entre las ya tradicionales procesiones de la Semana Santa, se destacan también la Procesión de Nuestra Señora Aparecida, Patrona de Brasil, que lleva millares de fieles a las calles del barrio del IPSEP en la Zona Sur del municipio. Devotos de la Santa, venidos de varios puntos de la ciudad, comparecen a la procesión de la patrona de la Parroquia de Nuestra Señora de la Concepción Aparecida para venerarla.

Recife, 27 de diciembre de 2007.           
(Actualizado el 14 de septiembre de 2009).

fuentes consulted

CASCUDO, Luis da Câmara. Dicionário do folclore brasileiro. Brasília: MEC/INL, 1972.

CÍRIO de Nazaré leva 2 milhões às ruas. Jornal do Commercio, Recife, 15 out. 2007. Brasil, p. 5.

ENCICLOPÉDIA Brasileira Mérito. São Paulo: Ed. Mérito, 1961.

GRANDE Enciclopédia Barsa. 3.ed. São Paulo: Barsa Planeta Internacional, 2005.

MAIA, Jaqueline. Padroeira do Brasil é homenageada. Diario de Pernambuco, Recife, 13 out. 2007. Vida Urbana, p. 6.

cómo citar este texto

Fuente: ANDRADE, Maria do Carmo. Procissão. Pesquisa Escolar Online, Fundação Joaquim Nabuco, Recife. Disponível em: <https://pesquisaescolar.fundaj.gov.br/es/>. Acesso em: dia  mês ano. Ex: 6 ago. 2009.