Imagem card

Cementerio de los Judíos (Recife, PE)

El primer Cementerio Judío está ubicado en la parte trasera de dos instituciones religiosas existentes en la Rua da Glória - el Retiro Nossa Senhora da Glória y el Dispensario Santo Antônio - así como en la parte trasera de una empresa privada - el Armazém de Madeira de Amadeu Barbosa.

Cementerio de los Judíos (Recife, PE)

Artículo disponible en: PT-BR ENG

Pasado actualización: 10/05/2023

Por: Semira Adler Vainsencher - Investigador de la Fundación Joaquim Nabuco - Máster en Psicología

Durante el siglo XVI, las ciudades Recife y Olinda recibieron a muchos inmigrantes judíos oriundos de la Península Ibérica, que huían de las persecuciones y hogueras de la Inquisición. Se desconoce el tamaño exacto de la población judía en Pernambuco después del descubrimiento, pero los investigadores estiman que vivieron en Recife cerca de trescientos judíos, durante el dominio holandés. Todos sabemos que los portugueses Duarte Coelho Pereira (donatario de la Capitanía de Pernambuco), Gaspar da Gama (intérprete de la armada de Pedro Álvares Cabral), Bento Teixeira (poeta), Fernando de Noronha, João Ramalho, entre tantos otros, eran cristianos nuevos –judíos convertidos al catolicismo para escapar de la Inquisición– y que la Capitanía de Pernambuco fue poblada por muchos judíos oriundos de la Península Ibérica.

La invasión holandesa (1630-1654) y los siete años de gobierno del conde Mauricio de Nassau: (1637-1644), llamado Maurits de Braziliaan, dejaron la memoria de una época dorada, hasta hoy reconocida en el país. En aquel gobierno, los judíos vivieron una libertad religiosa sin precedentes, y pudieron seguir sus costumbres y tradiciones; los papistas, los calvinistas y los judíos convivieron y produjeron en plena armonía; y se estableció una tregua en la guerrilla de los luso-brasileños, creándose una civilización inédita en los trópicos. Nassau se preocupó, también, de mantener una convivencia pacífica con los habitantes locales, incluso, y, sobre todo, con los señores de ingenio.

Beneficiándose de todos estos aspectos, la ciudad Maurícia (Mauritsstad o Mauritiopolis, actual ciudad de Recife) adquirió una dimensión y un brillo nunca imaginado en las Américas. Todo esto representó, sin duda alguna, el mayor contraste con la intolerancia y la crueldad de los calvinistas y de la Inquisición. El Tribunal del Santo Oficio que, bajo la acusación de traición, herejía, brujería e impureza de sangre, torturaba, perseguía, se apropiaba de los bienes y quemaba vivos a todos los judíos que no se convirtieran al catolicismo, como también a los cristianos nuevos, sospechosos de seguir la religión judía; y, los calvinistas, que, en 1631, entre otros, incendiaron la bella y próspera villa de Olinda, alegando que allí había un exceso de iglesias católicas (Vainsencher, 2007).

En ese período se construyó la Sinagoga Kahal Zur Israel, ubicada en la Rua do Bom Jesus la antigua Rua dos Judeus, en el barrio de Recife el primer templo israelí que se construyó en Pernambuco. De esa misma época data el primer cementerio judío, que fue señalado en varios mapas antiguos en el Sítio dos Coelhos, en el barrio de Boa Vista por el historiador José Antônio Gonsalves de Mello. Partiendo de esta información, y superponiendo los mapas antiguos a los mapas más recientes, el arquitecto Mota Menezes señaló, con relativa precisión, el área donde existió el cementerio. Después de años de estudios y muchas visitas a los sitios descampados, los investigadores Mota Menezes y José Alexandre Ribemboim llegaron a la siguiente conclusión: el primer cementerio de los judíos está ubicado en los fondos de dos instituciones religiosas existentes en la rua da Glória –el Recolhimento de Nossa Senhora da Glória y el Dispensário Santo Antônio– así como en los fondos de una empresa privada –el almacén de madera de Amadeu Barbosa. En la confluencia de aquellas áreas fue posible delimitar tres rectángulos donde deben procesarse las prospecciones arqueológicas (Ribemboim; Mota Menezes, 2005).

En la Segunda Guerra Mundial (1938-1945), seis millones de judíos fueron asesinados por la Alemania nazi, en una guerra de exterminio denominada Holocausto. Debido al fuerte antisemitismo, miles de hebreos, oriundos de Europa Oriental -Polonia, Rumania, Austria, Alemania y Rusia- buscaron un refugio lejos de los campos de concentración y cámaras de gas.

Pasados tres siglos sin que hubiera una inmigración significativa, Pernambuco, una vez más, representó un importante polo de atracción para la población judía. Al llegar al Estado, los inmigrantes construyeron escuelas, sinagogas y clubes para mantener sus costumbres y tradiciones. También se adquirió un cementerio, para sepultar a los muertos de acuerdo con los preceptos de la religión mosaica. Este segundo Cementerio Israelita (en Pernambuco) está ubicado junto a la Igreja do Barro, y al lado del Cemitério Paroquial do Barro, en el Área Metropolitana de Recife. Fue fundado el 5 de abril de 1927, pero su inauguración no tuvo lugar hasta el 2 de junio de 1927. Antes de esta fecha, los judíos eran enterrados en Cemitério de Santo Amaro.

Sin embargo, cuando el Cementerio Israelita comenzó a funcionar, los restos de aquellos hebreos fueron transportados allí. Esto ocurrió con carácter de excepción, porque la extracción de los huesos, muy común en tumbas no judías, no está permitida por la religión judía. Solo en casos excepcionales se abren las tumbas y se retiran los huesos.

En el Cementerio Israelita se observan dos tradicionales símbolos judíos: la estrella de David y el candelabro de siete bocas. Un poco lejos de la entrada, se ve una pequeña construcción de mampostería, pintada de blanco por dentro y por fuera, y con dos lados abiertos. En la pared hay una placa de mármol que contiene la estrella de David y algunos dichos en hebreo. Esta pequeña capilla funcionó como velorio durante casi medio siglo, pero, debido al crecimiento de la comunidad judía, se hizo necesaria la presencia de otro, mucho más grande y más cómodo.

La construcción del segundo velorio, en 1971, se debió a la valiosa colaboración de algunas personas de la comunidad judía, entre las que se destacaron Abrahão Rissin (entonces presidente del Departamento Religioso del Centro Israelita de Pernambuco) y Aron Rosenblatt (tesorero del Departamento), quienes emprendieron, en primer lugar, una campaña para recaudar donaciones. El diseño arquitectónico, por otro lado, fue realizado por Alex Lomachinsky; el cálculo estructural, por Meyer Mesel; y la construcción, propiamente dicha, estuvo a cargo de Germano Schnaider y Gerson Rissin.

En la entrada del velorio hay una caja de madera con kipot – solideos. Los hombres, según la religión judía, antes de entrar al cementerio deben cubrirse la cabeza con una kipá. Esta es una de las tradiciones más antiguas y se remonta a la época en que los hebreos vivían en Babilonia. Cubrirse la cabeza representa una actitud más piadosa –midat chassidut– es una actitud de respeto hacia Di-s, para que la gente recuerde que Di-s está por encima de todo y de todos. Las mujeres, a su vez, deben cubrirse la cabeza con una bufanda o un chal.

En el velorio, se observa una encimera de mampostería, cubierta con una piedra de mármol, de aproximadamente un metro de altura del piso. Esta encimera sirve de soporte para el ataúd, y encima, justo antes del techo, se ve una gran estrella de David en metal. Sobre la estrella, en el techo propiamente dicho, se puede ver un círculo con tejas transparentes, que permite una mayor entrada de luz sobre la encimera. También en mampostería, se construyeron dos grandes bancos, en forma de medialuna. Y, en una de las paredes, hay un cuadro con el nombre de las personas que fallecieron (en orden alfabético), el número de las calles donde están sepultadas, y el número de sus tumbas. Quien consulte este cuadro, encuentra fácilmente la ubicación de las tumbas.

En el velorio, hay un espacio reservado para el ceremonial fúnebre. Allí, las paredes están cubiertas de azulejos blancos, se observa una encimera de mampostería de forma octogonal, para sostener el ataúd, y un lavabo. El ceremonial es realizado por la Chevra Kadisha –la Comisión Fúnebre– que prepara al muerto para ser enterrado. Esto se hace con total privacidad (con las puertas cerradas) en señal de respeto al muerto. Si el fallecido es hombre, solo los hombres de la Chevra Kadisha pueden preparar su cuerpo para el entierro; y si es mujer, no se permite la entrada de hombres al recinto.

En la pared del velorio se fijan dos placas. En la primera se lee:

CEMITÉRIO DO BARRO
CONSTRUIDO BAJO EL PATROCINIO DEL
CENTRO ISRAELITA DE PERNAMBUCO
FUNDADO EL 5-4-1927
INAUGURADO EL 2-6-1927
CON LA DIRECCIÓN COMPUESTA DE
ESTANISLAU DIMENSTEIN VICE*
GEORGE RABIN TESORERO
ISAAC COHAN 1 SECRETÁRIO
BERNARDO KELNER 2º *
COMISIÓN FISCAL
LUIZ ADLER
LEÃO CHERPAK
GREGORIO OSTROVSKY
ALBERTO VIEN
ELIAS FOIGUEL
SIGYSMUNDO VEBER

Y en la otra placa se registra lo siguiente:

ESTE EDIFICIO FUE DONADO
POR SNR. LEÃO CHERPAK
PARA SERVIR DE MORGUE AL
CEMITÉRIO ISRAELITA DO BARRO
FUNDADO EL 5-4-1927
INAUGURADO EL 2-6-1927
BAJO EL PATROCINIO DEL CENTRO
ISRAELITA DE PERNAMBUCO

En el espacio asignado a los entierros, por tradición, los judíos europeos solían separar a los hombres por un lado y a las mujeres por el otro. Esta división fue respetada, en el Cemitério Israelita (do Barro), hasta el día en que se agotaron las áreas reservadas a los hombres. Ante esto, la comunidad judía comenzó a enterrar a mujeres y hombres, uno al lado del otro, hasta que, en la práctica, no hubo más espacios en el cementerio. Es necesario aclarar un punto importante. Hace muchos años, personas de la comunidad judía compraron los últimos espacios disponibles, ya que insisten en ser enterrados en el mismo cementerio que sus familiares. Esta es la razón por la que todavía se puede ver media docena de espacios reservados.

Sin embargo, mucho antes de que el cementerio estuviera lleno, la Federación Israelí de Pernambuco solicitó al Ayuntamiento de Recife que indicara un área para la instalación de otro cementerio. En este sentido, el Ayuntamiento ha puesto a disposición un terreno relativamente cercano al Cemitério Parque das Flores, en el barrio de Curado, en el municipio de Jaboatão dos Guararapes. Allí se construyó el velorio del tercer cementerio hebreo en Pernambuco: el Cemitério Israelita (do Parque das Flores).

 

 

Recife, 8 de abril de 2004.

fuentes consulted

DIMENSTEIN, Walter. Depoimento oral, dado à autora deste trabalho, sobre a atuação de Abrahão Rissin, como também de Aron Rosenblatt, junto à construção do segundo velório do Cemitério Israelita (do Barro).

FRANCA, Rubem. Monumentos do Recife. Recife: Secretaria de Educação e Cultura, 1977.

KAUFMAN, Tânia Neumann. Passos perdidos,história recuperada: a presença judaica em Pernambuco. Recife: Edição do Autor, 2000.

KAHAL Zur Israel: Congregação Rochedo de Israel: resgate da memória da 1a. Sinagoga das Américas. Recife: Fundação Safra/Centro Cultural Judaico de Pernambuco, 2001.

LIPINER, Elias. Izaque de Castro: o mancebo que veio preso do Brasil. Recife: Fundaj, Ed. Massangana, 1992.

MELLO, José Antônio Gonsalves de. Gente da Nação: judeus residentes no Brasil holandês, 1630-54. Revista do Instituto Arqueológico, Histórico e Geográfico Pernambucano, Recife, v. 51, p. 9-233, 1979.

MOURA, Hélio Augusto de. Presença judaico-marrana durante a colonização do Brasil. Cadernos de Estudos Sociais, Recife, v. 18, n. 2, p. 267-292, jul./dez. 2002.

RIBEMBOIM, José Alexandre. Senhores de engenho: judeus em Pernambuco colonial (1542-1654). Recife: 20-20 Comunicação e Editora, 1998.

___________ ; MENEZES, José Luís Mota. O primeiro cemitério judeu das Américas: período da dominação holandesa em Pernambuco (1630 - 1654). Recife: Edições Bagaço, 2005.

SINAGOGA Rochedo de Israel: memória e resgate. Brasília, D.F.: Ministério da Cultura, 2001.

VAINSENCHER, Semira Adler. Boi voador. Recife: Fundação Joaquim Nabuco/Centro de Estudos Folclóricos Mário Souto Maior, n. 332, set.  2007. (Série Folclore).

cómo citar este texto

VAINSENCHER, Semira Adler. Cemitério dos Judeus (Recife, PE). In: Pesquisa Escolar. Recife: Fundação Joaquim Nabuco, 2004. Disponible en:https://pesquisaescolar.fundaj.gov.br/es/artigo/cementerio-de-los-judios-recife-pe/. Acceso el: día mes año. (Por Ej.: 6 ago. 2020.)