Imagem card

Plantas Medicinales

Mucho antes del surgimiento de la escritura, el hombre ya utilizaba hierbas para fines alimenticios y medicinales.

Plantas Medicinales

Artículo disponible en: PT-BR ENG

Pasado actualización: 24/03/2020

Por: Lúcia Gaspar - Bibliotecario de la Fundação Joaquim Nabuco

 El uso de plantas como medicamentos es probablemente tan antiguo como la aparición del mismo hombre. La preocupación en relación a la cura de enfermedades siempre estuvo presente a lo largo de la historia de la humanidad.

Mucho antes del surgimiento de la escritura, el hombre ya utilizaba hierbas para fines alimenticios y medicinales. Buscando las especies vegetales más apropiadas para su alimentación o para la cura de sus males, nuestros ancestros fueron descubriendo las que servían para alimentarse, para medicarse, las que eran venenosas y las que causaban efectos alucinógenos.

Un tratado médico que data del 3.700 a C., escrito por el emperador chino Shen Wung, es uno de los más antiguos documentos conocidos sobre las propiedades medicinales de las plantas. Los egipcios, 1.500 a. C. ya usaban hierbas aromáticas en la medicina, en la cocina y, principalmente, en sus técnicas para embalsamar a los muertos. Los sumerios de la Mesopotamia poseían recetas valiosas, que solamente eran conocidas por los sabios y los hechiceros. En la India, aproximadamente en el año 1.000 a. C., el uso de hierbas era bastante difundido.         

Durante la Edad Media, el cultivo de las hiervas utilizadas como alimentos, bebidas y remedios, quedó a cargo de loos monjes, quienes las plantaban alrededor de los monasterios y las iglesias.

En Europa, principalmente en Inglaterra, la medicina alternativa tiene cada vez más adeptos y en los Estados Unidos hay una gran cantidad de farmacias naturistas.

En Brasil, el conocimiento de las propiedades de las plantas medicinales es una de las mayores riquezas de la cultura indígena, un saber tradicional que pasa de generación en generación. El indio posee un conocimiento profundo de la flora medicinal, extrayendo de ella los más diversos remedios, usados de distintas maneras. Sus prácticas curativas y preventivas se relacionan con el modo en cómo él percibe la enfermedad y sus causas, siendo realizadas por el chamán en rituales llenos de elementos mágicos y místicos.

Existe una gran cantidad de especies en todo el mundo y el Amazonas abriga el 50% de la biodiversidad del Planeta. De acuerdo con los datos de las instituciones de investigación de la región, alrededor de cinco mil, entre las 25 mil especies amazónicas, ya han sido catalogadas y estudiadas sus propiedades terapéuticas.

Las plantas medicinales pueden adquirirse en mercados públicos, herboristerías, pueden ser recogidas en el campo o cultivadas en jardines, huertas y hasta en macetas.

Más del 25% de todos los medicamentos son de origen vegetal. Las plantas medicinales siempre han sido objeto de estudio, buscando nuevas fuentes para la obtención de principios activos, responsables por su acción farmacológica o terapéutica. 

Desde el punto de vista científico, mientras tanto, todavía es un campo poco estudiado y difundido en el País, a pesar de la riqueza de la flora brasileña, los estudios en el área quedan restringidos a la antropología y al folclore, a través de la medicina popular.        

Más allá de que muchas plantas le son útiles al hombre, existen aquellas que producen sustancias tóxicas o venenosas. Es necesario conocer bien las características de cada planta para poder usarla como remedio.

Es común escuchar decir que el uso de las plantas medicinales si no hace bien, mal no hará, pero no es tan así. Su utilización inadecuada puede traer efectos no deseados. Es menester tener conocimiento de la enfermedad o del síntoma presentado y hacer la selección correcta de la planta que se utilizará, además de la preparación adecuada. La forma de uso, la frecuencia y la cantidad son aspectos muy importantes para su utilización. La dosificación debe tener en cuenta la edad y el tipo de metabolismo de cada persona.

Las plantas medicinales se pueden preparar utilizando diferentes formas:

•         cataplasmas (preparación de una especie de pomada para uso externo, de uso tópico);
•         de cocción (hervor para la disolución de las sustancias por medio de la acción prolongada del agua o calor);
•         inhalación (combinación de vapor de agua con sustancias volátiles de las plantas aromáticas);
•         infusión (modo tradicional de preparación de los tés);
•         maceración (la sustancia vegetal queda en contacto con el alcohol, aceite, agua u otro líquido para disolver el principio activo) ;
•         zumos o jugos (exprimidos en un paño, triturados en licuadoras o morteros, pudiendo en ellos agregarse agua o no);
•         vinos medicinales (preparaciones para disolver las sustancias vegetales en vino puro);
•         pociones (soluciones donde se agregan jarabes, tinturas, extractos u otros ingredientes);
•         tostadura (se utiliza el fuego para retirar el agua y modificar algunas propiedades de la planta);
•         ungüento y pomadas  (preparado a través de la mezcla del jugo, tintura o te de la planta medicinal con vaselina o lanolina).
•         jarabe (preparaciones disolviéndose la sustancia de la planta en azúcar y agua calentados, obteniéndose el punto de hilo).

Las plantas medicinales se utilizan para los más diferentes efectos, entre los cuales se pueden destacar: el anticatarral (inhibe la formación de catarro); el antiespasmódico (evita o alivia las contracciones musculares dolorosas); antiflatulencias (elimina los gases intestinales); antirreumático (combate el reumatismo); antitusivo: (inhibe la tos); diurético (ayuda a la eliminación de líquidos por los riñones); emético (provoca vómito); expectorante (elimina la mucosidad del aparato respiratorio); hemostático (corta hemorragias); laxante (afloja los intestinos); obstipante (astringe los intestinos).        

A continuación se relacionan, por orden alfabético, algunas plantas medicinales con sus nombres populares y sus indicaciones terapéuticas:

aguacate – la cascara es vermífuga y antihemorrágica; el carozo rayado es un tonificante del cuero cabelludo y el o té de las hojas es indicado para problemas renales;
calabaza  (calabaza) – vermífugo, especialmente indicado para la helminto (gusano); (verminosis);

berro- infecciones de las vías respiratorias, antianémico y digestivo;
albahaca– antigripal, diurética e hipotensora. Las semillas se utilizan contra la contra la gonorrea;
ajo violeta – dolores de dientes, cólicos, flatulencias, asma y presión de vientre;
andiroba – el aceite de las semillas friccionadas se utiliza para bursitis y neuralgias, funcionando también como repelente de insectos;
árnica (plantas perennes, herbáceas) – sirve para golpes, contusiones;
babosa – el zumo de las hojas se utiliza como shampoo anticaspa, combate cabellos quebradizos y para lavar heridas, úlceras, eccemas y hemorroides;
boldo – digestivo, antitóxico, combate la presión de vientre y se utiliza también en fiebres intermitentes;
manzanilla – antiespasmódica, antineurálgica, digestiva, combate urticarias e inflamaciones de garganta;
cabacinha – utilizada como infusión combate la sinusitis. El té es abortivo.
santa-hierba – tranquilizante, usado también contra las diarreas y la hipertensión;
fresa – el té de las hojas sirve para combatir diarreas y problemas renales;
cidrera – el té es un calmante, le hace bien al estómago y combate la diarrea;
eucalipto – el té combate la fiebre y la inhalación sirve para la sinusitis y la bronquitis;
hierba dulce – tranquilizante, antiespasmódico, afrodisíaco y diurético;
espárragos– la infusión de las hojas se utiliza para baños y emplastos, también se utiliza contra el impétigo;
guayaba – el té de los brotes nuevos sirve para combatir la diarrea;
graviola – el té de las hojas se utiliza para combatir la diabetes;
menta – es antiespasmódica, actúa contra vómitos, combate las jaquecas;
ipecacuana – el té de la raíz combate la inflamación de anginas, úlceras y sífilis. El jarabe lamedor se utiliza contra la gripe;
jabuticaba – las gárgaras realizadas con las cáscaras del fruto cocido curan afecciones de la garganta;
jurubeba – desintoxicante y combate los males de hígado;
laurel – el té de las hojas se utiliza para combatir el reumatismo y las neuralgias;
albahaca– el té con leche es un sedante para la tos;
maracuyá – tanto las hojas como el fruto son calmantes;
mastruço – expectorante, antiinflamatorio y el té sirve para cólicos;
sandía – diurético;
mulungu – el té es indicado para la bronquitis, asma, fiebre y problemas hepáticos, y el baño con la infusión de la cáscara es calmante y combate el insomnio;
pau brasil -  la infusión de las hojas se indica para combatir la diabetes;
pitanga – el té de las hojas es antitérmico;
grosella – el té es antitóxico y diurético, se indica para la disolución de cálculos renales.
granada– la infusión de la cáscara del fruto es antitóxica e digestiva, también posee la acción antiespasmódica;
pesuña de vaca  indicada para combatir la diabetes.
 
Recife, 30 de junio de 2008.
(Actualizado el 8 de septiembre de 2009)

fuentes consulted

BREVE história das ervas. Disponível em: <http://users.matrix.com.br/mariabene/breve_historia_das_ervas.htm>. Acesso em: 26 jun. 2008.

ERVAS medicinais. Disponível em: <http://www.bethynha.com.br/ervas.htm>. Acesso em: 26 jun. 2008.

PLANTAS medicinais. Disponível em: <http://ci-67.ciagri.usp.br/pm/>. Acesso em: 26 jun. 2008.

PLANTAS e ervas medicinais da Amazônia: um mercado em expansão. Disponível em: <http://www.jardimdeflores.com.br/ECOLOGIA/A15ecologia1.htm>. Acesso em: 26 jun. 2008.

SOSSAE, Flávia Cristina. Plantas medicinais. Disponível em: <http://educar.sc.usp.br/biologia/prociencias/medicinais.html>. Acesso em: 25 jun. 2008.

cómo citar este texto

Fonte: GASPAR, Lúcia. Plantas medicinais. Pesquisa Escolar Online, Fundação Joaquim Nabuco, Recife. Disponible en:<https://pesquisaescolar.fundaj.gov.br/es/>. Acceso en: día mes año. Ej.: 6 ago. 2009.