Imagem card

Duarte Coelho

Duarte Coelho Pereira, el primer "donatario" de la capitanía de Pernambuco, es una figura un tanto misteriosa. Poco se ha escrito sobre él.

Duarte Coelho

Artículo disponible en: PT-BR ENG

Pasado actualización: 11/11/2013

Por: Maria do Carmo Gomes de Andrade - Bibliotecario de la Fundação Joaquim Nabuco

Duarte Coelho Pereira, el primer "donatario" de la capitanía de Pernambuco, es una figura un tanto misteriosa. Poco se ha escrito sobre él.

Según algunas fuentes, habría nacido a finales del siglo XV, a inicios de la década de 1480, en la provincia de Miragaia en Portugal.

Era el hijo bastardo de Gonçalo Coelho, escribano de la Real Hacienda y comandante de la expedición portuguesa que llegó a Brasil en 1503, descendiente de la antigua familia de los Coelhos de la nobleza agraria portuguesa, y de la plebeya Catalina Ana Duarte.

Sin un hogar organizado, habría sido criado por una tía materna que fue priora del monasterio de Vila Nova de Gaia.

Se alistó en la Marina portuguesa, con la Armada de Don Fernando Coutinho, en 1509, viajó por el Oriente por veinte años. Después de servir en África y en las islas del océano Atlántico, cambió la vida de soldado por la de colonizador y administrador de tierras.

Cuando tenía casi sesenta años, recibió del rey Don Juan III la capitanía de Pernambuco, a través de carta de donación, con fecha de 10 de marzo de 1534 y subscrita en Évora, Portugal.

Podría haberse quedado en su ciudad natal, e intentando administrar la capitanía a distancia, pero optó por trasladarse a Brasil y administrarla personalmente, enfrentando todas las dificultades de la nueva colonia portuguesa.

Llegó a Brasil el 9 de marzo de 1535, acompañado por su esposa Brites de Albuquerque, de su cuñado Jerônimo de Albuquerque, y de algunas familias del norte de Portugal. También trajo muchos judíos para establecer ingenios de azúcar y capataces con experiencia en los campos de caña de azúcar en la isla de Madeira y Santo Tomé, ya que Pernambuco, con clima caluroso y temperado, sin grandes fluctuaciones en la temperatura y con lluvias regulares, era un lugar propicio para el cultivo de caña de azúcar.

Duarte Coelho Pereira, al llegar a Pernambuco, entró por la boca de la Isla Itamaracá y desembarcó en el río Igarassu, en una factoría antigua denominada "Marcos".

Con el tiempo descubrió que el sitio no era adecuado para ser la sede del gobierno. El lugar a pesar de estar protegido de los efectos de las mareas altas no era seguro porque podría ser fácilmente acorralado si fuese sitiado desde el mar, con tan solo el cierre de las entradas Norte y Sur, en ambos extremos de la isla de Itamaracá. Él entonces se trasladó al sur y estableció la sede del gobierno en el área donde hoy se encuentra la ciudad de Olinda, posiblemente poco antes del 12 de marzo de 1537, teniendo en cuenta la fecha de la Carta de Sesión conocida como Foral de Olinda.

El territorio de la capitanía de Pernambuco, denominada Nueva Lusitania por Duarte Coelho, cubría todo el estado actual de Alagoas, hasta el río San Francisco, en la frontera con el estado actual de Minas Gerais. Era la capitanía que tenía la mayor área territorial de todas las que fueron donadas por el rey Don Juan III.

Duarte Coelho amplió en gran medida el cultivo de caña de azúcar en su capitanía, para lo que ocupó una gran cantidad de dinero y el trabajo, llegando a exportar después de poco tiempo azúcar a Portugal.

Fue un gran administrador y organizador de la economía patriarcal basada en el azúcar y los esclavos negros. Alentó a la gente a plantar caña mediante la concesión de exenciones de tasas para la instalación de los ingenios y de derechos de exportación del azúcar.

En el principio, su convivencia con la población indígena era pacífica, pero luego tuvo que enfrentar problemas con los nativos. No obstante, logró pacificarlos con habilidad y con la ayuda de su amigo, Vasco Fernandes de Lucena y su mujer indígena.

No permitía la residencia de desterrados en sus tierras, lo que le trajo grandes enemistades.

Desarrolló el comercio, desplegó astilleros donde se construían carabelas y embarcaciones para el transporte de mercancías y vigilancia de las costas de la capitanía, expulsando a navíos franceses que venían a contrabandear la madera pau-brasil.

Sus enemigos criaron muchas intrigas, haciendo que el rey, cuando Duarte Coelho regresó a Portugal, lo recibiese de manera muy fría, a pesar de todos sus esfuerzos y de la antigua consideración que monarca le dispensaba.

Esta injusticia lo sacudió de forma profunda. Siendo un hombre de edad, su salud se vio muy afectada por el disgusto, que le causó la muerte, probablemente el 7 de agosto de 1554, según el historiador Pereira da Costa.

 

Recife, 23 de agosto de 2005.
(Actualizado el 9 de septiembre de 2009).

fuentes consulted

MELLO, José Antônio Gonsalves de. Duarte Coelho e a colonização de Pernambuco. Biblioteca virtual José Antônio Gonsalves de Mello. Disponível em:. Acesso em: 15 ago. 2005.

PEREIRA DA COSTA, Francisco Augusto. Anais pernambucanos. Recife: Arquivo Público Estadual, 1951.

SILVA, Jorge Fernandes da. Vidas que não morrem. Recife: Secretaria de Educação de Pernambuco. Departamento de Cultura, 1982.

  

cómo citar este texto

Fuente: ANDRADE, Maria do Carmo. Duarte Coelho. Pesquisa Escolar Online, Fundação Joaquim Nabuco, Recife. Disponible en:<http://basilio.fundaj.gov.br/pesquisaescolar>. Acceso en: día mes año. Ej.: 6 ago. 2009..