Imagem card

Chico Heráclio

Fecha de Nacimiento:
10/03/1885

Ocupación:
Granjero

 

Chico Heráclio

Artículo disponible en: PT-BR ENG

Pasado actualización: 10/10/2017

Por: Maria do Carmo Gomes de Andrade - Bibliotecario de la Fundação Joaquim Nabuco

Francisco Heráclio do Rêgo, hijo de João Heráclio Rêgo (Padre Laquinho) y Josefa Duarte do Rêgo (Madre Zefinha) nació el día 3 de octubre de 1885, en el municipio de Buen Jardín, Pernambuco.

Tuvo once hermanos: Basílio, Antonio, Jerônimo, José, Maria (conocida por Mã), Josefa (conocida por Josefina), Isaura, Josefa (llamada de Finha para distinguir de la otra Josefa), Amália, Dorotéia y otra Maria.

Francisco nació en la propiedad del viejo Joca de la Salina, su abuelo. Posteriormente sus padres se establecieron en la Hacienda Vertientes, en el mismo municipio de Buen Jardín, donde permanecieron hasta el final de la vida, quedándose este local conocido como “Vertientes del Heráclio”.

Los padres de Francisco, con sacrificio colocaron a todos los hijos, para estudiar en Recife, aparte de Basílio que ya se había casado. Las hijas estudiaron internas en el Colegio de las Damas de la Hermandad Cristiana, aprendieron a tocar piano y concluyeron el curso pedagógico; Antonio y José concluyeron el curso secundario en Recife y se graduaron en Medicina en Rio de Janeiro; Jerônimo concluyó lo que equivale al curso científico y abandonó los estudios y Chico mal hizo el curso primario y volvió para junto de los padres.

Acostumbrado con la vida del campo, no se adaptó a la vida de la ciudad grande. Agarró la maxambomba (trem) y volvió a la Hacienda Vertientes, donde se convirtió en el ayudante principal del padre.

Para ayudar a su padre, Chico iba siempre a Limoeiro a hacer las compras a caballo. En uno de esos viajes, en la vuelta, paró en Buen Jardín y encontró un hombre que estaba vendiendo, por bajo precio, doce garrotes delgados. Como no tenía dinero, providenció un préstamo con Silvio Mota, viejo conocido de su padre, residente en Buen Jardín.

Quando llegó a la Hacienda Vertientes trayendo los animales delgados, el padre quiso saber de quien era aquella boyada y él contó los detalles de su iniciativa. Tres meses después, los animales ya bien nutridos fueron vendidos por más de tres veces del valor comprado. Chico pagó el préstamo a Silvio Mota y después de eso no faltó más dinero en su bolsillo.

Francisco Heráclio do Rêgo se casó tres veces. La primera, con D. Maria Miguel, en el religioso (en la época no había unión con efecto civil) que luego murió y no le dejó hijos. La segunda, con D. Virgínia, con quien se casó en la iglesia y posteriormente en el civil, dándole cuatro hijos: Heráclio Moraes do Rêgo, Francisco de Moraes Heráclio, Luiz (que murió aún joven) y José de Moraes Heráclio. El tercer casamiento, sólo en el religioso, fue con D. Consuelo, que le dio un hijo – Francisco Heráclio do Rêgo Filho.

Además de éstos, Francisco Heráclio do Rêgo aún tuvo más siete hijos fuera del casamiento: Josefa (Lulito), Walter, José Francisco (Zé Pequeño), Severina, Gerson Alexandre, Reginaldo (Pequeño) y Reginaldo (Meninão). A todos éstos fue reconocida la paternidad, para efecto de habilitación en el inventario.

Estaba con 18 años cuando durante sus viajes para Limoeiro conoció a la joven Maria Miguel por quien se apasionó y se casó, sin embargo la mujer se enfermó de fiebre amarilla y murió aún en la luna-de-miel. Chico se puso muy deprimido y volvió a Vertientes del Heráclio. El padre, para animarlo, le regaló una vaca lechera que, con los cuidados de Chico, luego aumentó la producción de leche y, consecuentemente, la de queso y de mantequilla.

Cuando llegó el invierno de 1907, Chico Heráclio decidió volver a Limoeiro. Llevó con él a Manoel Mariano (su fiel ayudante), dos vacas y algún dinero en el bolsillo. Llegando al Cumbe, arrendó un rozado del Dr. Severino Pinheiro, que era un político de prestigio, rico hacendado y poderoso comerciante de Limoeiro.

El año fue bueno para Francisco. Llovió cuando necesario e hizo sol en la mejor época , posibilitando la cosecha de maíz, fréjol, haba y algodón en abundancia. Durante el intervalo entre las cosechas, salía a caballo por los ingenios de los alrededores, comprando y vendiendo ganadería, caballos, burros y, principalmente, hierro-viejo, cazos, calderas, tubulaciones, maquinario imprestable.

Francisco tenía un primo, Pompílio, que participaba de algunos de sus negocios, prestando dinero y presentándolo a los señores de ingenio de Nazaré, Alianza, Carpina y Valle del Sirigi, garantizando por él y arreglándole buenos negocios, contribuyendo mucho para su ascensión social.

Por otro lado, el hombre fuerte de Limoeiro, Dr. Pinheiro, daba total cobertura a Francisco en la región más agreste, junto a hacendados y comerciantes. Ya se comentaba en aquel momento, en las altas ruedas de la Capital, de la existencia de Chico Heráclio.

Chico siempre venía a Recife vender el hierro-viejo a los mayoristas. La chatarra era transportada en tren y el cargamiento era realizado en las estaciones de Carpina y Limoeiro. Eran los tiempos de la Great Western. En la capital, siempre almorzaba con Pompílio y otros comerciantes de prestigio, en el Restaurante Leche.

Durante su viudez, cuando estaba en la Hacienda Vertientes en compañía de los padres, Chico Heráclio se abstuvo de aventuras amorosas, en respeto a la memoria de Maria Miguel. Sin embargo, cuando volvió a Limoeiro empezó a tener relaciones y conquistas amorosas. En sus paseos por los ingenios de Nazaré de la Mata, Chico Heráclio conoció a Virgínia, joven fina y recatada, hija de los propietarios del Ingenio Pagi y sobrina de Herculano Bandeira, entonces Gobernador de Pernambuco.

Francisco Heráclio do Rêgo se casó por la segunda vez, en 1911, con D. Virgínia Moraes. En la ceremonia estuvo presente la alta sociedad pernambucana, incluso el Gobernador, padrino de la novia. La pareja fijó residencia en Limoeiro, en un pequeño sitio que Chico Heráclio había adquirido en el Cumbe.

D. Virgínia, llamada de D. Santa, era madre extraordinaria y una esposa dedicada, que mucho contribuyó para la subida del esposo al poder.

Por esa época, su hermano Jerônimo adquirió una propiedad al lado de Francisco, en Campo Grande. Los hermanos ya poseían fama de valientes, lo que aumentó aún más con esa proximidad.

Francisco Heráclio empezó a hacer política apoyado por Dr. Severino Pinheiro, que había sido electo senador por Pernambuco. Jerônimo Heráclio también se volvió político en Surubim y Vertentosa.

En la década de 1920, el mundo pasaba por una grave crisis financiera. Para Chico, sin embargo, no hubo crisis. Adquirió por 90 cuentos de reyes la patente de Coronel de la Guarda Nacional. Jerônimo Heráclio compró la de Capitán, pero era llamado también de Coronel.

En 1922, fue electo Alcalde de Limoeiro, apoyado por Dr. Severino Pinheiro y por Estácio Coimbra, que sería electo Gobernador de Pernambuco en 1926, quedando responsable por la administración del estado hasta 1930.

En 1924, Chico Heráclio compró la Hacienda Varjadas, que le valió el título de “León de las Varjadas”. Compró también los Ingenios San Roque y Santa Cruz.

En 1930, el presidente de la nación era Washington Luiz, que lanzó como candidato a su sucesión Júlio Prestes. Hubo el pleito, Júlio Prestes ganó, pero la oposición alegó fraude en las elecciones. La confusión comenzó y la agitación tomó cuenta del País. La situación peoró cuando, en julio, el candidato a VicePresidencia, João Pessoa, fue asesinado.

En octubre sucedió el movimiento armado que depuso el Presidente Washinton Luiz. El jefe del movimiento victorioso fue Getúlio Vargas, que había perdido en las urnas, pero ganó por las armas el poder, pasando a comandar la nación hasta 1934, sin que hubiese una Constitución.

Fueron nombrados interventores para los estados. Para Pernambuco fue nombrado Carlos de Lima Cavalcanti, que empezó a perseguir los partidarios del presidente depuesto. Dr. Pinheiro, en Limoeiro, empezó a sentir los efectos de los actos del Interventor. Chico Heráclio, en la calidad de ayudante más importante de él, también fue presionado.

Con la enfermedad del líder político de Limoeiro, Chico Heráclio asumió el comando y enfrentó Carlos de Lima. Fue un período difícil.

Cuando entró en vigor la Segunda Constitución de la República, promulgada en ese mismo año de 1934, la situación mejoró para el lado del Coronel Chico Heráclio.

En noviembre de 1937, Vargas revocó la Constitución y declaró la Carta del Estado Nuevo. En Pernambuco, Carlos de Lima Cavalcanti fue sustituido por Agamenon Magalhães.

Chico Heráclio continuaba sin poder, aunque durante todo aquel período hubiese sumado cada vez más prestigio junto a los limoeirenses y habitantes de municipios vecinos. Osvaldo Lima, compadre de Chico Heráclio y amigo personal de Agamenon, era quien interfería por el Coronel, dando buenas informaciones del compadre y amenizando algunas situaciones.

Para el período después del Estado Nuevo, empezaron a ser definidos los jefes políticos de los municipios pernambucanos. Con la salida de Getúlio Vargas, en octubre de 1945, Dr. José Linhares ocupó la presidencia; Agamenon Magalhães salió de la Interventoria en Pernambuco y para su lugar fue escogido Etelvino Lins, después sustituido por el Dr. José Neves Filho; José Linhares presidió las elecciones para elegir los Diputados Estaduales y Federales, los Senadores y el Presidente de la República, que acontecieron en diciembre de 1945.

Chico Heráclio aprovechó el prestigio que disfrutaba en aquel momento y lanzó a su hijo mayor Heráclio, como candidato a Diputado Estadual y, a solicitud de su amigo Maestro Antônio Vilaça, apoyó a Costa Porto para Diputado Federal, haciendo un trabajo doble con el hijo. Ambos fueron electos.

Con la redemocratización hubo disidencia política en la familia Heráclio. Chico Heráclio se afilió al Partido Social Democrático (PSD) y Jerônimo Heráclio a la Unión Democrática Nacional (UDN). En Limoeiro, los Arruda, que hacían oposición a Chico Heráclio, se afiliaron a la UDN y pasaron a ser compañeros del partido de Jerônimo Heráclio.

Los coroneles tenían mucho poder, los corrales electorales eran cerrados. La oposición al PSD ganaba en la capital, pero la diferencia era sacada cuando las urnas del interior eran apuradas.

Fue en la década de 1940 que Francisco Heráclio do Rêgo consolidó su prestigio y prosperidad. Se aproximó de personas inteligentes y de prestigio, pasó a relacionarse con más asiduidad con los hombres que detenían el poder en Pernambuco.

Por otro lado, el patrimonio de Chico aumentó mucho, compró las Haciendas Carié (1941), Sierrita y Grande (1942), Arenas, Baja Verde, Oscuro y Sanbra, donde residía y cerca de Cumarú compró la hacienda Viração. Su rebaño era formado por más de 10.000 reses. En la política, eligió diputado al hijo mayor, y a otro hijo, alcalde, en 1947.

Era el camino para el apogeo de su vida, en prestigio, dinero y poder, que se extendió del inicio de la década de 1950 hasta 1960.

D. Virgínia Heráclio murió el 8 de marzo de 1949. A su entierro comparecieron las más altas autoridades del Estado. En 1950, murió Jerônimo Heráclio. Fueron dos pérdidas lamentables para el Coronel.

Durante su viudez, Chico Heráclio alcanzó el ápice de su prestigio. El punto culminante fue el brinde con Agamenon Magalhães el 8 de abril de 1951, cuando de la inauguración del agua encañada en Limoeiro.

Chico continuó en evidencia por más diez años, cuando entonces su vida empezó a declinar.

Después de dos años de la muerte de D. Virgínia, Chico Heráclio se casó, en ceremonia religiosa simple, con D. Consuelo Salva, una viuda de 27 años de edad, madre de dos hijos del casamiento con Severino Salva.

El casamiento no resultó y D. Consuelo salió de casa llevando el hijo Francisco, con entonces cuatro años de edad, lo que fue motivo de muchos desentendimientos de ella con el Coronel.

Chico Heráclio tenía muchos votos y mucho prestigio, consecuentemente podía perjudicar y ayudar a mucha gente con su influencia. Además, era muy rico, pudiendo accionar los mecanismos legales y arbitrarios para alcanzar sus objetivos.

Poseía gran presencia de espíritu, raciocinio rápido y una respuesta en la “punta de la lengua” para cada situación. Era un hombre determinado y de coraje. Nunca dejó de cumplir con lo que prometió.

Francisco Heráclio do Rêgo, coronel Chico Heráclio, el León de las Varjadas, murió el día 17 de diciembre de 1974, con 89 años de edad.

Diabético, semiparalítico, con problemas en el corazón, no tembló ni lloró, ni en la hora final.
 
 
 
Recife, 17 de diciembre de 2004.
Actualizado el 9 de septiembre de 2009.
 

fuentes consulted

HERÁCLIO, Reginaldo. Chico Heráclio: o último coronel. Recife: Companhia Editora de Pernambuco, 1979.
 

CHICO Heráclio [Foto neste texto]. Disponível em: <http://vozesdazonanorte.blogspot.com.br/2011/07/coronel-chico-heraclio-o-ultimo-dos.html>. Acesso em: 1º out. 2012.

cómo citar este texto

Fuente: ANDRADE, Maria do Carmo. Chico Heráclio. Pesquisa Escolar Online, Fundação Joaquim Nabuco, Recife. Disponible en:<http://basilio.fundaj.gov.br/pesquisaescolar_en> en: día mes año. Ej.: 6 ago. 2009.