Imagem card

André Rebouças

Fecha de Nacimiento:
03/01/1838

Ocupación:
Ingeniero

Formación:
Ciencias Físicas, Matemáticas

André Rebouças

Artículo disponible en: PT-BR ENG

Pasado actualización: 24/01/2018

Por: Lúcia Gaspar - Bibliotecario de la Fundação Joaquim Nabuco

André Pinto Rebouças nació en la ciudad de Cachoeira, región del Recóncavo baiano, el día 3 de enero de 1838, hijo mayor de Antônio Pereira Rebouças y Carolina Pinto Rebouças.

 

A pesar del prejuicio racial, su padre, un mulato, fue un hombre importante y de prestigio en la época. Autodidacta, logró el derecho de abogar en todo el País; representó a Bahia en la Cámara de Diputados por diversas legislaturas; fue secretario del Gobierno de la Provincia de Sergipe; consejero del Imperio, habiendo recibido el título de Caballero del Imperial Orden del Crucero, en 1823.


André Rebouças siempre fue muy discreto en cuanto a consideraciones relativas a su color y al prejuicio que sufría. Pocas veces habló sobre el asunto y solamente hay referencias al problema en su Diario, utilizado por los investigadores como importante fuente de información histórica.


En febrero de 1846, su familia se cambió de Bahia para Rio de Janeiro, donde André frecuentó algunos colegios, siempre con un óptimo rendimiento escolar, hasta ingresar, en 1854, en la Escuela Militar (después llamada de Central y, por fin, Politécnica, en el Largo de San Francisco), concluyendo el curso preparatorio, en 1857, y siendo promovido a 2º teniente del Cuerpo de Ingenieros.


Fue bachiller en Ciencias Físicas y Matemáticas, en abril de 1859, en la Escuela de Aplicación de la Playa Roja, logrando el grado de ingeniero militar, en diciembre de 1860.


De febrero de 1861 a noviembre de 1862, Rebouças y su hermano Antônio, ingeniero, estuvieron en Europa en viaje de estudios. En la vuelta a Brasil, ambos fueron a trabajar como comisionados del Estado brasileño en la vistoría y perfeccionamiento de puertos y fortificaciones litorales, considerados estratégicos para la defensa de la soberanía brasileña.


Rebouças fue convocado para la Guerra de Paraguay, en la función de ingeniero militar, en ella permaneciendo durante el período de mayo de 1865 a julio de 1886, cuando tuvo que regresar a Rio de Janeiro, por motivos de salud.


Dirigió la Compañía de las Docas de la Aduana de Rio de Janeiro, de 1866 a 1871, trabajando en la elaboración de proyectos técnicos para nuevos puertos, entre ellos el de Cabedelo, en Paraíba, de Maranhão, de Recife, de Salvador y, también, en el abastecimiento de água de la ciudad de Rio de Janeiro, durante la sequía de 1870. En 1871, asumió la dirección de la Compañía Docas Pedro II.


Participó de los proyectos del ferrocarril Paraná-Mato Grosso (Princesa Isabel); del ferrocarril de Paraíba (Conde d’Eu) y de la Compañía Forestal Paranaense.


En la década de 1880, se dedicó a la campaña abolicionista, así como también lo hizo Joaquim Nabuco, con quien cambió significativa correspondencia, que puede ser encontrada en el archivo de documentos textuales, del Centro de Documentación y de Estudios de la Historia Brasileña (Cehibra), de la Fundación Joaquim Nabuco.


Rebouças participó de la creación de algunas sociedades antiesclavistas, como la Sociedad Brasileña contra la Esclavitud, la Sociedad Abolicionista y la Sociedad Central de Inmigración.


Como abolicionista, aportó no solamente como intelectual para el ideal de la abolición, pero también en la efectiva actuación en el movimiento. Su visión progresista y liberal lo hizo contraponerse a todos los tipos de esclavitud, no solamente la negra, luchando aún contra la “reesclavización del inmigrante por los dueños de la tierra”. Fue uno de los pocos abolicionistas que antevieron las implicaciones más profundas de la eliminación de la mano de obra esclava. Para él la “esclavitud no está en el nombre y sí en el hecho de usufructuar del trabajo de miserables sin pagar salario o pagando solamente lo estrictamente necesario para no morir de hambre[...] Aviltar y minimizar el salario es reesclavizar”[...]


Defendía la emancipación y regeneración del esclavo por la adquisición de la propiedad de la tierra. Para él la respuesta para la transformación de la agricultura brasileña era el cambio de los sistemas de pose de la tierra.


Esas ideas están expuestas en su libro más conocido, Agricultura nacional, estudios económicos: propaganda abolicionista y democrática. Quería implantar en el País lo que llamó de Democracia Rural Brasileña. Su afirmación: “Quien posee la tierra posee el Hombre”, condensa su postura con relación a los problemas sociales del siglo XIX, además de indicar la actualidad de su pensamiento.


André Rebouças tenía gran prestigio personal junto a Don Pedro II. En el período comprendido entre la Abolición de la Esclavitud, el 13 de mayo de 1888 y la Proclamación de la República, el 15 de noviembre de 1889, el emperador le atribuyó importantes responsabilidades, habiendo así participado ampliamente de los acontecimientos políticos del País.


Monarquista, amigo personal del emperador Pedro II, Rebouças no aceptó la implantación del régimen republicano, decidiendo seguir la familia imperial en su exilio. Embarcó en la madrugada del día 16 de noviembre de 1889, junto con ella, en el paquete (barco rápido y lujoso, normalmente a vapor) Alagoas, con destino a Europa.


En el período de 7 de diciembre de 1889 a 24 de abril de 1891, vivió en Lisboa. Fue colaborador del diario Gazeta de Portugal, donde con estilo crítico y mordaz escribía contra el nuevo régimen implantado en Brasil. Fue también correspondiente del diario de Londres The Times.


A petición de Pedro II, que reconocía estar viviendo sus últimos días de vida, Rebouças viajó para Cannes, en Francia, para encontrarlo, quedando en su compañía del día 28 de abril a 2 de mayo de 1891.


Mismo después de la muerte de Don Pedro II, Rebouças nunca regresó a Portugal y no quedó claro el motivo de su decisión. Él permaneció en Francia hasta enero de 1892, pocos días después de la muerte del ex emperador de Brasil, el día 5 de diciembre de 1891, yendo a trabajar en Luanda, capital de Angola, en África, donde sólo se quedó por 15 meses. En 1893, optó fijarse en Funchal, capital de la Isla de la Madera.


Abatido por el exilio y por un estado de salud precario, murió el día 9 de mayo de 1898. Su cuerpo fue rescatado, en la base de un peñasco de cerca de 60 metros de altura, próximo al hotel en que vivía.


En el día 18 de junio sus restos mortales oriundos de la Isla de la Madera, fueron trasladados solemnemente, por mar, de las Docas Nacionales hasta la Playa de Botafogo, y de allí a pie, hasta el Cementerio de San João Batista, en Rio de Janeiro, donde fueron sepultados.



Recife, el 9 de diciembre de 2004.
Actualizado el 20 de agosto de 2009.

 

 

 

fuentes consulted

CARVALHO, Maria Alice Rezende de. O quinto século: André Rebouças e a construção do Brasil. Rio de Janeiro: Revan: IUPERJ-Universidade Cândido Mendes, 1998. 256 p.


JUCÁ, Joselice. André Rebouças: reforma & utopia no contexto do Segundo Império: quem possui a terra possui o homem. Rio de Janeiro: Odebrecht, 2001. 208 p.


______. A questão abolicionista na visão de André Rebouças. Cadernos de Estudos Sociais,Recife, v. 4, n. 2, p. 207-218, jul./dez. 1988.

 

 

 

 

cómo citar este texto

Fonte: GASPAR, Lúcia. André Rebouças. Pesquisa Escolar Online, Fundação Joaquim Nabuco, Recife. Disponible en:<http://basilio.fundaj.gov.br/pesquisaescolar>. Acceso en: día mes año. Ej.: 6 ago. 2009.